1. Declaración de herederos. 

La declaración de herederos se hace ante notario y es el procedimiento mediante el que se determinan las personas llamadas a heredar los bienes de una persona fallecida. 

La documentación requerida por el notario para realizar la declaración es la siguiente:

En relación a la persona fallecida, copia de su DNI, el Certificado de Defunción, que debe de solicitarse en el Registro Civil del lugar donde haya fallecido, y el Certificado de Últimas Voluntades, que es el documento que acredita si una persona ha otorgado o no testamento/s. La información contenida en este documento tiene carácter público, por lo que puede solicitarlo cualquier persona que esté en posesión de ciertos datos de la persona fallecida y pague la tasa correspondiente, que actualmente es de 3.78 euros. Puede solicitarse presentando en la Gerencia del Ministerio de Justicia correspondiente el modelo 790 cumplimentado y firmado, o de forma telemática a través de la sede electrónica del Ministerio de Justicia. 

Hay que tener en cuenta que la solicitud del Certificado de Últimas Voluntades no podrá presentarse hasta transcurridos 15 días hábiles sin contar el del día del fallecimiento, ni sábados, domingos ni festivos.

En relación a los “posibles” herederos, fotocopia del DNI de cada uno de ellos, y el libro de familia. En el caso de que un posible heredero o varios de ellos estén fallecidos, el certificado de defunción de estos. 

Hay que tener presente que en el caso en el que no exista testamento, será necesaria la concurrencia en el acto de dos testigos que conocieran a la persona causante y que puedan declarar sobre la relación entre aquella y los “posibles” herederos. Los testigos deben tener nacionalidad española y ser mayores de edad. 

En relación a la elección de Notario, se debe tener en cuenta lo dispuesto por el artículo 64 de la Ley del Notariado, de 28 de mayo de 1862, que estable que “la presentación, adveración, apertura y protocolización de los testamentos otorgados en forma oral se efectuará ante Notario competente para actuar en el lugar en que hubiera tenido el causante su último domicilio o residencia habitual o donde estuviere la mayor parte de su patrimonio, con independencia de su naturaleza de conformidad con la ley aplicable, o en el lugar en que hubiera fallecido, siempre que estuvieran en España, a elección del solicitante. También podrá elegir a un Notario de un distrito colindante a los anteriores. En defecto de todos ellos, será competente el Notario del lugar del domicilio del requirente.”

El Notario expedirá un Acta Notarial en la que hará constar el nombre y dirección de la persona o personas que tienen derecho a heredar y le dará publicidad en el BOE y en el Tablón de Anuncios del Ayuntamiento donde el causante hubiera tenido su última residencia. Pasado 20 días desde el requerimiento inicial o desde la terminación del plazo de un mes otorgado para realizar alegaciones tras la publicación del anuncio, el Notario expedirá el acta de declaración de herederos abintestato, donde declarará quienes son los herederos y los derechos que por ley les corresponde en relación a la herencia. 

*Es conveniente solicitar el Certificado de Cobertura de Seguros por Fallecimiento, que es el documento que acredita los contratos vigentes en que figuraba como asegurada la persona fallecida y con qué entidad aseguradora. Esto permitirá a los herederos o beneficiarios del seguro solicitar una indemnización, si procede. Se solicita a través de la sede electrónica del Ministerio de Justicia y su tasa es de 3.78 euros. 

Los datos se encuentran disponibles en el Registro de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento durante un plazo de 5 años desde la fecha de la defunción.

  1. Herencia.

Una vez hecha la declaración de herederos, tendrá que procederse a realizar un inventario de los bienes y deudas que componen la herencia. Posteriormente, se hará un cuaderno particional, en el que se recogerá el nombre de los interesados en aceptar la herencia y las adjudicaciones a cada heredero y legatario. El cuaderno será firmado por todos los interesados ante Notario. 

La sucesión intestada se articula en el Código Civil y en base a llamamientos que operan unos en defectos de otros:

  • Los descendientes matrimoniales o extramatrimoniales (artículo 931) o por adopción, en total igualdad (artículo 108).
  • Los ascendientes (artículo 935).
  • El cónyuge supérstite (artículo 944).
  • Los hermanos y sobrinos (artículo 946).
  • Los parientes colaterales hasta el cuarto grado (artículo 954).
  • El Estado (art. 956).

El Código Civil divide en tres tercios la herencia. El tercio correspondiente a la legítima, a la que tienen derecho por partes iguales los herederos forzosos y legales, salvo desheredación; el tercio de mejora, a la que también tienen derecho por partes iguales al no existir testamento; y el tercio de libre disposición, que irá para los herederos forzosos por el mismo motivo. 

El plazo del que se dispone para aceptar la herencia y liquidar los impuestos es de 6 meses a contar desde el fallecimiento del causante. Al 5º mes, a contar desde el fallecimiento, se puede solicitar una prórroga del plazo indiciado. Esta prorroga es de 6 meses más. 

En la aceptación de la herencia se requieren los siguientes documentos:

En relación a la persona fallecida, el Certificado de Defunción, que como se ha dicho en los párrafos que anteceden se debe solicitar en el Registro Civil correspondiente al lugar donde haya fallecido el causante; el Certificado de Últimas Voluntades y el de Seguros de Cobertura de Fallecimiento, a los que ya se hizo referencia anteriormente; el Certificado de Saldos Bancarios, en el que la entidad bancaria certifica los saldos y la titularidad de los productos que la persona fallecida tenía contratados a fecha de su fallecimiento; las escrituras de propiedad (por ejemplo, si la persona fallecida era propietaria de una vivienda); y los recibos de contribuciones del IBI.

*En relación a bienes inmuebles, se pueden solicitar en el Registro de la Propiedad notas simples a nombre de la persona fallecida. También puede verificarse la existencia de propiedades mediante certificaciones catastrales.

*Para saldos bancarios, se tiene que acudir a la entidad bancaria donde el fallecido tuviera cuenta abierta. Para saber las entidades en las que la persona fallecida tenía cuentas se puede usar la última declaración del IRPF.

*Para vehículos se puede acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico del lugar del fallecimiento. 

  1. Impuestos. 

Por otro lado, se encuentra el Impuesto de sucesiones y donaciones, que grava el incremento patrimonial que obtiene el heredero con la aceptación de la herencia, y cuya cuantía dependerá de la CCAA, que tienen competencias para aplicar deducciones y tipos diferentes. De otro lado, el Impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (Plusvalía municipal), que grava la revalorización de la vivienda desde el momento de la compra hasta su venta, donación o herencia.

Elaborado por Melania Arjona. Perfil en Linkdln. https://www.linkedin.com/in/melania-arjona/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s