¿Qué es y cómo actúa en juicio el Consorcio?

El Consorcio de Compensación de Seguros (CCS en su abreviatura habitual) es una ENTIDAD PÚBLICA EMPRESARIAL y su Estatuto de funcionamiento viene recogido en el Real Decreto Legislativo 7/2004, de 29 de octubre. Esta naturaleza pública tiene algunas implicaciones que se deben conocer, ya que la defensa del Consorcio en cualquier procedimiento judicial es asumida por la Abogacía del Estado. Y por ello:

  • Las notificaciones iniciales de todo procedimiento se deberán dirigir a la sede central del Consorcio o a las Delegaciones territoriales que existen en toda España. Sin embargo, en la práctica y por comodidad muchos Juzgados envían esas notificaciones iniciales directamente a la Abogacía del Estado (bien a la sede física de cada provincia o bien al buzón especial de Lexnet que tiene el Consorcio asociado al de cada Abogacía). Este buzón de Lexnet está dentro de los denominados de “entidades” y se denomina: “Abogacía del Estado del Consorcio de Compensación de Seguros + nombre de la provincia”.
  • El Consorcio, al estar representado por la Abogacía del Estado, interviene en los procedimientos sin procurador, y por ello no puede hacer ni recibir traslados previos de los escritos. Será en este caso la oficina judicial la encargada de dichos traslados entre partes.
  • Cualquier proceso civil que se inicie por o se dirija contra el Consorcio tiene un fuero especial: el de los juzgados de la capital de provincia.
  • El Consorcio, como cualquier otra Administración o Entidad Pública, puede solicitar en un proceso civil la suspensión del curso de los autos (por un mes como máximo) para poder recabar los antecedentes necesarios para preparar su defensa.

¿Cuándo interviene el Consorcio?

1º El Consorcio indemnizará las pérdidas derivadas de acontecimientos extraordinarios. Esta función se desarrolla en el Reglamento del Seguro de Riesgos Extraordinarios

Algunos de estos acontecimientos o fenómenos son: terremotos, inundaciones extraordinarias, actos violentos de terrorismo o sedición, o actos de las Fuerzas Armadas o Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en tiempos de paz. La relación completa está en el citado Reglamento y se trata de una enumeración cerrada de casos, no cabe la aplicación analógica.

Cuidado, porque esta función solo aplica para el caso de que los bienes o las personas que sufren los daños estén asegurados con una póliza de seguro, en vigor y con la prima abonada a la fecha del siniestro. Como ejemplo típico: un vehículo que solo tenga concertado el seguro obligatorio de responsabilidad civil a terceros (y no los daños propios), si a consecuencia de una inundación extraordinaria sufre daños, no podrá ser indemnizado por el Consorcio. Ahora bien, si ese mismo vehículo tiene un seguro a todo riesgo o, aunque sea, tiene contratada una pequeña cobertura de daños propios (como robo y lunas, por ejemplo) sí sería indemnizable por este Organismo.

2º En materia del Seguro Obligatorio del Automóvil, las funciones del Consorcio se determinan en el artículo 11 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, que aprueba el Texto Refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor. Son las siguientes:

  1. Indemnizar los daños personales sufridos por siniestros causados por un vehículo desconocido. Es el caso en el que un vehículo causa un accidente y se da a la fuga sin que nadie pueda tomar los datos. Por seguridad y para evitar fraudes, en estos supuestos el CCS solo indemniza por las lesiones, pero no los daños materiales, excepto en los casos muy graves (cuando haya un resultado de muerte, incapacidad o las lesiones sean tales que hayan requerido más de siete días de hospitalización).
  2. Indemnizar los daños personales y materiales causados por un vehículo sin seguro.
  3. Indemnizar los daños personales y materiales causados por un vehículo robado (robo o robo de uso). Aquí hay que matizar que, si la sustracción se califica como hurto, apropiación indebida u otro que no sea específicamente robo, quien asume la responsabilidad civil es la aseguradora, no el Consorcio. Y también hay que saber que en este campo el Consorcio nunca va a indemnizar los daños propios que haya sufrido el vehículo robado, pues se actúa como fondo de garantía frente a terceros, y no como asegurador.
  4. Indemnizar los daños personales y materiales causados por un vehículo cuando surgiera controversia entre el CCS y la aseguradora sobre quién debe responder. El supuesto más frecuente es cuando se contrata un seguro, se pacta el pago de la prima en varios plazos (trimestrales, por ejemplo), y se abona uno de ellos, pero no los siguientes. La jurisprudencia es muy clara al determinar que la prima es única y obliga al asegurador durante todo el período de vigencia (normalmente, un año), con independencia de los pactos sobre el fraccionamiento de su pago. Sin embargo, las aseguradoras suelen dar de baja las pólizas en cuanto hay un impago y ahí es cuando surge la controversia. En este caso, el CCS deberá adelantar la indemnización y luego repetir, si procede, contra la aseguradora. 
  5. Indemnizar los daños personales y materiales causados por un vehículo cuya compañía aseguradora haya sido declarada judicialmente en concurso o disuelta, o esté en proceso de liquidación. 

Reclamación previa. Antes de iniciar cualquier procedimiento frente al CCS se deberá efectuar una reclamación previa. En la web del Consorcio están los formularios y la información correspondiente para hacerlo.

Elaborado por. Lola de Cárdenas Pérez. Perfil en linkdln. https://www.linkedin.com/in/loladecardenas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s